Si las monjas rebeldes abandonan la iglesia, son excomulgadas


Diez monjas «rebeldes» de la comunidad de clarisas de los monasterios de Belorado (Burgos) y Orduña (Vitória) en España han trasladado su «decisión irreversible y unánime» de abandonar la Iglesia católica en una carta certificada a Mario Izetta, arzobispo de Burgos . . Y prometieron no temer la excomunión, ya que no tenían «autoridad sobre las almas» y eran «ineficaces» y cualquier «pena o sanción de ordenación» para ellos era «nula de pleno derecho».

El comunicado enviado fue difundido hoy por las monjas en las redes sociales. Las monjas afirman que la decisión de abandonar la Iglesia católica fue fruto de una «reflexión madura, reflexiva y consciente». «Nos separamos libre y voluntariamente, por unanimidad y con la alegría del espíritu», se lee en el texto, que vuelve a subrayar que habían firmado la nota anterior del 13 de mayo, «firmada por todos» por los pensadores.

Las consagradas son conocidas en España como «monjas del chocolate» por los dulces que elaboran. Ya el pasado 13 de mayo, las Clarisas anunciaron su decisión de ponerse bajo la protección y jurisdicción de Pablo de Rojas Sánchez-Franco y su Santa Unión de Sant’i Poli Apostoli, que no está en comunión con Roma y cuyo fundador fue expulsado en 2019. Se supo que la causa de la disputa era una disputa inmobiliaria sobre los conventos de Belorado y Orduña.

Esta tarde, 21 de junio, a las 14 horas, ha expirado el plazo para que las Clarisas se presenten ante el tribunal eclesiástico para declararse acusadas de cisma. Al no presentarse, el arzobispo de Burgos pudo anunciar su excomunión, que tuvo que firmar monseñor Mario Izetta.

READ  Aumento de los juegos de azar en línea, una nueva ley en el camino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio