Silbar, del lenguaje sublime a insultar a las mujeres

Si el silbato es un idioma, entonces el silbato callejero dirigido a una mujer es su lenguaje soez. Los británicos lo llaman, literalmente llamando gatos. Por qué silbar en los animales, pero no en las mujeres. Julie Andrews lo dijo en 1965 como María, la heroína de la película de culto. Apasionadamente juntos. Luego consideró su rebelión una exageración. La presentadora de televisión Aurora Ramazzotti repite ese día. Y la web lo solidifica. De hecho, los pitos pueden tener miles de intenciones, desde la admiración hasta la emoción, desde el rechazo hasta la agresión, y desde la señalización hasta la advertencia. Pero si los significados de esas intenciones no se comprenden y comparten, si no hay entendimiento entre el silbato y el silbato, entonces ese silbido se convierte en un insulto. Tampoco vale la pena recurrir a tradiciones y costumbres para justificar ciertas formas de persecución de voces. Primero, porque no todos los hábitos son buenos. Y es mejor dejar a los malos a su suerte. Como corregir los errores y los horrores del lenguaje. Errores tipográficos y abusos. Censurando la vulgaridad y la agresión. Es cierto que silbar es una de las formas de comunicación más antiguas entre humanos y animales, pero como lo es en cualquier idioma, es necesario distinguir entre malas palabras y palabras.

De hecho, el silbato es un fenómeno heredado, en el límite entre naturaleza y cultura, entre humano y no humano, entre sonido y ruido. Surge como un canto de imitación de pájaros y otras criaturas silbantes. El término en sí dice eso, y se deriva del latín fístula. Desde la fístula, cualquier bronquio emite un tono sibilante. No es casualidad que los tradicionales silbatos de terracota o cerámica, muy extendidos en todos los países del mundo, tengan a menudo la forma de un pájaro o una serpiente. Estas son herramientas para señalar, pero también son amuletos que repelen el mal de ojo. En cualquier caso, mensajes en el código que los hombres envían a sus hermanos, oa los animales, o al destino. Como las advertencias que el Señor dio a los humanos en el Antiguo Testamento, donde amenazó con lanzar una andanada de silbidos de desprecio hacia Israel como señal de rechazo divino.

READ  El impacto afro: cómo la compañía italiana de dictadores negros desafía los prejuicios

Hay lenguajes de silbidos reales. Como el famoso Silbo gomero, utilizado entre los pastores canarios, y especialmente en La Gomera, para la comunicación a gran distancia. Es un término basado en solo dos vocales y cuatro consonantes, pero se reduce a 4.000 conceptos, metiéndose los dedos en la boca para diversificar signos y significados. Muy parecido a lo que hace Trapattoni en el campo con sus jugadores.
En 2009, la UNESCO registró Selbo-Gomero como Patrimonio de la Humanidad, y en las Escuelas de Canarias es un material didáctico.

Hay pueblos como los mazatecos, los indígenas del estado mexicano de Oaxaca, que en conversaciones íntimas utilizan un silbido de labios grave para susurrar en términos sibilantes. Es un poco como el himno del silbido Kaa, la serpiente de Hassan El libro de la selva. Como se muestra en un estudio publicado hace algún tiempo en Naturaleza templadaEstos lenguajes activan los mismos centros del lenguaje verbal. Como si dijera que silbar y hablar del tronco encefálico son lo mismo. Pero no son para las personas y las influencias en sus vidas.

Porque un silbato es más que un mensaje. Es un exceso, un signo insólito, mimetismo y exageración sonora, produciendo un estado de excepción comunicativa. En esta época de acoso y feminicidio, que amenaza las libertades y la seguridad de las mujeres, las sirenas callejeras se convierten en una señal de alerta preocupante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *