El presidente mexicano no está cumpliendo sus promesas

25 de febrero de 2021, 12:02 pm

“Estamos en un momento estrella”, Ha sido anunciado El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador el 10 de febrero, poco más de dos años después de su mandato. Difícil de encontrar pruebas. Incluso para los estándares de un mundo devastado por el coronavirus, el país lo está haciendo mal. México ocupa el cuarto lugar en el número de muertes en comparación con la población desde el inicio de la epidemia. Su economía estaba en recesión antes de que llegara el virus. Es probable que la tasa de pobreza haya aumentado más que en las otras economías importantes de América Latina. Según datos oficiales, casi la mitad de los aproximadamente 126 millones de mexicanos no podían comer lo suficiente a fines de 2020. Si bien las tasas de homicidio cayeron drásticamente durante la pandemia en algunos países violentos de América Latina, la disminución en México fue mínima.

No es un buen momento, pero la mayoría de los mexicanos confían en que López Obrador, a menudo llamado simplemente Amelu, lo hará realidad. Según una encuesta reciente, la tasa de aprobación es del 62 por ciento. Otra encuesta encontró que casi el 40 por ciento de los mexicanos planea votar por su partido, Morena, en las elecciones legislativas y provinciales programadas para junio. Los dos principales partidos de la oposición registraron cada uno una cuarta parte de esos votos (y un tercio de los votantes estaban indecisos).

La popularidad de Amlo se evidencia en lugares como Ecatepec, un municipio pobre, violento y afectado por virus no lejos de la Ciudad de México. Algunos vecindarios no tienen agua corriente y las paredes están llenas de carteles de personas desaparecidas y ofertas para ayudar a obtener una visa estadounidense. “Todavía no hemos visto ningún resultado” de Amlo, admite Efraín Salguero, conductor local. “Creo que deberíamos darle más tiempo”.

Tres características de transformación
Salguero es uno de los millones de mexicanos que todavía esperan la “cuarta transformación” de Amalou, que consistirá en mejorar el país poniendo fin a la corrupción y la delincuencia desenfrenada y distribuyendo los frutos del crecimiento económico con mayor equidad. En su opinión, esto sería seguido por las transformaciones de la Guerra de la Independencia 1810-21, la guerra por la reforma liberal en 1858-1861 y la revolución de 1910-1917. Pero en dos años, Amlo ha cambiado a México en una medida mucho menor que estos eventos cruciales, y casi siempre para peor. En la práctica, el cuarto turno parece tener tres características principales: la abolición de las reformas recientes, las nuevas iniciativas que no lograron resolver los problemas que se imaginaban y la concentración del poder en manos del presidente.

READ  "Simi como Lukaku para el Inter"

Las reformas introducidas por los antepasados ​​”neoliberales” de Amlu, aunque razonables, pronto fueron eliminadas. A principios de 2019, Amlo canceló una reforma educativa introducida por su antecesor Enrique Peña Nieto, que vinculaba los salarios y promociones de los docentes con el rendimiento de sus alumnos. También canceló Prospera, el muy encomiable programa de transferencia de dinero condicional para los más pobres. Los subsidios, por ejemplo para los agricultores, ahora se otorgan como donaciones presidenciales. Amalou trató de revertir la apertura de los mercados de energía, que estaban dominados por monopolios estatales, a personas y empresas extranjeras.

El Congreso mexicano está debatiendo un proyecto de ley que otorgaría a la electricidad generada por la estatal Comisión Federal de Electricidad acceso prioritario a la red sobre alternativas más económicas. Esto no solo aumentaría los precios para los consumidores, sino que también violaría el T-MEC, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte que vincula a Estados Unidos, México y Canadá. Pondría en peligro unos 150 proyectos vinculados a fuentes de energía renovable que deben generar una inversión de $ 40 mil millones y imposibilitaría que México cumpla sus compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. AMLO canceló la construcción de un aeropuerto de $ 13 mil millones para la Ciudad de México, la mitad del cual ya está terminado. Estas políticas socavaron la confianza de los inversores.

Las soluciones de Amlo son balas de fogueo disparadas con una pistola vieja, engañosas y sin la solidez financiera necesaria.

Si todo esto fue el preludio de la introducción de ideas audaces para mejorar el bienestar de México, el precio podría ser aceptable. Sin embargo, las soluciones de Amlo son balas ciegas disparadas desde una pistola vieja, engañosas y sin la potencia de fuego necesaria. Su dedicación a la disciplina fiscal, algo encomiable para un populista de izquierda, ha fracasado en la epidemia. En una inversión de un papel extraño, el Fondo Monetario Internacional (FMI) está pidiendo a México que gaste más del 0,7 por ciento del PIB, como lo ha hecho hasta ahora, para contrarrestar los efectos económicos de la epidemia. Brasil, por ejemplo, gastó el 8% del PIB y Argentina el 3,8%. Amelou se resiste porque teme que México se endeude con acreedores extranjeros, como sucedió durante la crisis financiera de 1982.

Algunos economistas temen que esta tacañería lleve a un “efecto cicatriz”: una caída permanente en la producción debido a la pérdida de empleos y empresas durante la pandemia. Debido a las limitaciones financieras, el protector de los pobres hizo poco para protegerlos. Estaba moviendo dinero de un lado a otro recortando el gasto público y aumentando el gasto en los programas sociales que quería. Duplicó las pensiones y tiene como objetivo que 2,3 millones de jóvenes continúen sus estudios o aprendizajes. Sin embargo, en general, el gasto social aumentó solo ligeramente. Los programas sociales se ofrecen “con un presupuesto ajustado”, señala el comentarista de televisión Javier Tello. El gran aumento del salario mínimo ha ayudado a algunos trabajadores a aceptar empleos en la economía formal, pero son las empresas las que los financian.

READ  Mientras Wall Street vuela, Joe Biden insta a su gabinete a publicar el plan de acción: The Voice of New York

Viejos y nuevos peligros
Amalou no escatimó gastos en el caso de proyectos basados ​​en una vieja economía con un bajo retorno de la inversión. Está inyectando dinero en Pemex, la compañía petrolera más endeudada del mundo, y planea gastar $ 8 mil millones para construir la refinería Dos Bocas en el estado de Tabasco, donde nació. Según las aerolíneas, la zona montañosa que rodea al aeropuerto militar, que se espera se convierta en un centro de aviación civil alternativa en la Ciudad de México, impondrá restricciones a los vuelos.

La cuarta transformación hizo poco para contrarrestar las dos principales amenazas a la seguridad de los mexicanos, una vieja y otra nueva. La gestión gubernamental de la epidemia fue desastrosa. Con un gasto social tan bajo, se difundió la idea de que trabajar en condiciones inseguras es la única alternativa al hambre. Amelou solo fue vista una vez usando una mascarilla (la mayoría de los mexicanos la usan). México está realizando pocas pruebas para covid-19 en comparación con los estándares internacionales. Los hospitales están llenos y faltan bombonas de oxígeno. La campaña de vacunación comenzó muy lentamente. Aquellos que esperaban ver a Amalou moverse con un mayor sentido de urgencia después de contraer el virus se sintieron decepcionados. El 8 de febrero reapareció tras una recuperación de dos semanas. Dijo que se enfermó porque, como muchos mexicanos, no podía dejar de trabajar.

Quizás más que cualquier otra cosa, los votantes que obtuvieron una victoria aplastante para Amalou en 2018 querían una caída significativa en el alto recuento de homicidios del país. Todavía están esperando. Amalou anunció una caída del 0,4 por ciento el año pasado como un “gran éxito”, pero se produjo después de un aumento con respecto al año anterior. En 2020, el número de asesinatos por feminicidio, que dieron lugar a protestas masivas, se mantuvo en niveles récord.

Amlou rechazó la táctica de gobiernos anteriores de eliminar o capturar a líderes criminales porque condujo a la desintegración de las pandillas y al aumento de la violencia. Sin embargo, sus políticas de lucha contra el crimen aún no han tenido éxito. Tello dice que su idea de que reducir la pobreza reducirá en última instancia la delincuencia “puede evitar que un niño de tres años se convierta en El Chapo”, uno de los notorios narcotraficantes. “Pero no da respuestas a los muchos problemas actuales de El Chapo”. En el pasado sospechaban de las fuerzas armadas, y el decreto de Amalou culpaba a la principal responsabilidad de combatir el crimen. La nueva Guardia Nacional de 100.000 efectivos se compone principalmente de soldados, no de personas entrenadas para funciones policiales.

READ  MAGISTER RAFFAELLO El gran arte italiano en México
Publicidad

Para contrarrestar el crimen menos sangriento de la corrupción, Amalou se dio un ejemplo de honestidad e impuso penas más severas a los burócratas corruptos. Hizo poco para fortalecer las instituciones que tendrán que librar esta batalla. La Fiscalía Nacional Anticorrupción está sumida en los casos. La sugerencia de los fiscales anticorrupción sobre la autonomía garantizada constitucionalmente y el presupuesto mínimo con el que se puede contar “no obtuvo una puntuación para la mayoría de López Obrador en la conferencia”, según un informe reciente del Wola Study Center, en Washington. Según estimaciones de una agencia gubernamental independiente, el número de actos de corrupción aumentó en un 19% entre 2017 y 2019. La gran mayoría de los contratos gubernamentales no están prohibidos.

última oportunidad
Los mexicanos comunes ignoraron los fracasos de Amelou porque tenía una relación con ellos que la mayoría de los otros presidentes no tenían. “Viene de la gente, y es para la gente y la gente”, dice Daniel Sebaga, oficial de Morena en Ecatepec. Deriva su popularidad de su identidad, no de lo que hace. Así, el poder se concentra en sus manos.

Amlo establece el programa nacional cada mañana durante conferencias de prensa diarias que pueden durar hasta tres horas. Recortó presupuestos y despidió a los directores de instituciones independientes como Konival, que tienen la tarea de medir la pobreza. El mes pasado, propuso abolir varias agencias independientes, incluida la Junta de Supervisión del Monopolio y el Instituto para la Libertad de Información. Critica a los medios y agencias de rating que lo critican.

Amalou daña el tejido social “por la constante identificación de las élites malvadas y los pobres como sagrados y víctimas”, señala la historiadora Soledad Loisa. Las élites lo ven como una versión mexicana de Hugo Chávez, el hombre fuerte socialista de Venezuela. Es una exageración. Pero la mezcla de fracaso político y autoridad central es preocupante. Las elecciones de junio pueden ser la última oportunidad para que los mexicanos dominen a su rebelde presidente.

(Traducido por Josie Mozobaba)

El origen de este artículo fue publicado poreconómico.

Internazionale tiene un boletín que nos cuenta lo que está sucediendo en América Latina. Te registraste Quien es el.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *