La justicia ambiental es necesaria entre los criterios para la transformación ambiental

En lo que respecta al medio ambiente y la salud, la cuestión de la equidad y la injusticia en la desigualdad rara vez se aborda de manera adecuada. L ‘La justicia ambiental Es un concepto que nació en Estados Unidos a principios de la década de 1980 y se establece hoy Por la Organización Mundial de la Salud Y tema Por la Agencia Europea de Medio Ambiente. La justicia ambiental se refiere a los movimientos sociales y políticos comprometidos con la distribución equitativa de los beneficios y cargas ambientales, pero también se ha convertido en un campo interdisciplinario en las ciencias sociales que estudia teorías ambientales y de justicia, leyes y políticas ambientales, planificación y gobernanza para el desarrollo sostenible. y ecología política en general.

Si es evidente que acciones con impactos en la esfera pública pueden generar desigualdad, esto no significa que el problema se considere prioritario en las decisiones ambientales y de salud. Cuando se habla de transformación ambiental, este concepto parece menos difícil considerando el hecho de que las opciones están relacionadas con cuánta energía se necesita hoy y qué energía se necesita en el futuro y cómo producirla, el acceso público al agua potable y cómo gestionarla. sobre cómo cerrar el ciclo de los residuos, qué es la agricultura sostenible, etc. Son temas que preocupan al público en general y las decisiones relacionadas con ellos están llenas de consecuencias, así como en términos de justicia ambiental. No hay justicia ambiental cuando los riesgos y beneficios no se distribuyen equitativamente entre la población, cuando no hay igualdad de acceso a los recursos naturales e inversiones ambientales, y cuando hay igualdad de acceso a la información y participación en las decisiones que afectan a todos.

Basta aplicar estos simples criterios en la realidad para poder compartir el juicio sobre la injusticia ambiental que prevalece en muchas regiones italianas, donde viven las poblaciones más vulnerables pero, incluso si están en mayor riesgo, no disfrutan de mayores beneficios y, a menudo, no lo hacen. beneficiarse de los procesos de reparto equitativo. Basta el ejemplo de sitios que llevan años esperando ser rehabilitados, actualmente 42 distritos teniendo en cuenta solo los de interés nacional (SIN) donde viven aproximadamente 6 millones de personas y son, en promedio, más vulnerables a contaminantes y tienen peor estado de salud. En muchas de estas regiones, los riesgos no se distribuyen de manera uniforme y los beneficios a menudo no son prerrogativas de las comunidades o grupos más vulnerables: esta doble desigualdad aumenta las desigualdades ambientales, sociales y económicas, que aumentan aún más cuando los más vulnerables no son escuchados y empoderados para participar en las elecciones. Eso les concierne sobre todo en sus vidas.

READ  Campeón de la Universidad Parthenope en Citta della Senza

Nunca es necesario recordar que cuando se trata de stakeholders (el interesado), La principal preocupación se relaciona con el bienestar general y no solo con el bienestar económico. El sesgo de intervención / tratamiento se “facilita” cuando no se sabe con precisión qué áreas y comunidades son las más afectadas, debido a la falta de datos o porque tiene datos ambientales y de salud que se refieren a grandes áreas que contienen dentro de ellas más o menos grupos de gente agobiada por riesgos y problemas. En los casos de estudios a nivel macrodistrito, por ejemplo en uno o más municipios, los datos a menudo nos dicen que en áreas contaminadas existen anomalías en la salud, por lo que será necesario intervenir para reducir la carga ambiental y la enfermedad, pero para averiguar qué grupos son más vulnerables a nivel de submunicipios, se necesita más investigación. Se han realizado estudios detallados de comunidades expuestas a diferentes presiones ambientales en muchas regiones, como Tarento, donde repetidos estudios y evaluaciones en áreas pequeñas han demostrado cómo los riesgos y enfermedades se concentran más en las subregiones más vulnerables a las recaídas de contaminantes. (Distrito de Tamburi)).

Los vínculos entre el tipo y los detalles del medio ambiente, el conocimiento de la salud y el saneamiento ambiental son claros. La identificación de intervenciones beneficiosas para la prevención, rehabilitación, mitigación y compensación es una actividad delicada y llena de responsabilidad porque al distribuir según el principio de igualdad se puede incrementar la desigualdad. Esta aparente paradoja menciona al menos dos teorías filosóficas básicas:

  • Utilitarismo (desde los filósofos griegos hasta Bentham y Hume en el siglo XVIII), según el cual se debe en / para una sociedad justa esforzarse por lograr el máximo bienestar posible para el mayor número de personas o, en otras palabras, se considera correcto hacer el trabajo que, entre las alternativas, aumenta la felicidad general, medida por el beneficio
  • La justicia distributiva (John Rawls, The Theory of Justice, 1982) que parte de una crítica al utilitarismo porque tiende a sacrificar los intereses minoritarios, se basa en la idea de que los beneficios sociales deben distribuirse equitativamente, pero que la misma distribución solo puede existir si beneficia a los más desfavorecidos. Rawls habla de “equidad de distribución justa” que es capaz de considerar “desigualdades indebidas” y crear un sistema en el que los menos afortunados puedan aprovecharlo al máximo. Sin ahondar en el estudio filosófico, es evidente que la desigualdad indebida está estrechamente relacionada con la desigualdad ambiental, social y económica.
READ  Inteligencia artificial, el robot Da Vinci elimina los tumores renales del paciente despierto

Si vamos a buscar opciones de justicia ambiental, hay muchas situaciones y circunstancias que requieren una justicia distributiva equitativa para asegurar mayores beneficios para los más vulnerables a los riesgos ambientales. En esta visión, uno se pregunta por qué frente a los incentivos económicos a favor de las iniciativas de desarrollo, que muchas veces se enriquecen de manera inapropiada con el sufijo verde o vital, actualmente no existe un impacto significativo de prácticas similares en apoyo de las iniciativas de prevención. Las áreas más pobladas y las comunidades más vulnerables no son solo las que se encuentran en los sitios de recuperación, sino que hay muchas otras áreas, incluso de grandes proporciones, como grandes partes del valle del Po durante años expuestas a una contaminación del aire severa que hizo que la población residente estuviera más precario y por lo tanto más vulnerable a factores externos que cualquier tipo, como lo ha demostrado el SARS-CoV-2.

La transformación ambiental, entendida como un objetivo encaminado a evitar o minimizar los cambios nocivos que las actividades humanas producen en el medio natural, debe estar entre los criterios la justicia ambiental. Los Niveles Básicos de Atención (LEA), es decir, los servicios y servicios que el Servicio Nacional de Salud está obligado a brindar a todos los ciudadanos, particularmente en relación con la prevención colectiva y el sector de salud pública, y los Niveles Básicos de Servicios Técnicos Ambientales ( LEPTA) bajo la Ley 132/2016, también puede representar un marco útil para brindar criterios de asignación adicionales para que el Fondo Nacional y Regional de Salud reequilibre las situaciones documentadas con diferentes riesgos ambientales y estados de salud.

READ  Gimnasio Navy Seal (Abierto Naranja Oscuro) - Corriere.it

También deben incluirse iniciativas encaminadas a reequilibrar la equidad en la distribución del fondo de recuperación, proporcionando recursos dedicados para intervenciones de prevención primaria enfocadas en situaciones reconocidas de mayor riesgo, para fortalecer los servicios de salud y para financiar estudios e investigaciones dirigidas a desarrollar conocimiento sobre la distribución de riesgos y beneficios, para estandarizar evaluaciones de Impacto Ambiental y Sanitario (VIA, SEA, VIS). Recientemente hemos visto críticas sobre este último o es evidente que es falso o débil en los argumentos, apoyado en objeciones largas y engorrosas que impedirían la realización de intervenciones beneficiosas e inofensivas que las incluyan de antemano, en lugar de pedir más herramientas para ser proporcionado a los comités de evaluación a nivel nacional y regional. Las evaluaciones de impacto también tienen estrechos vínculos con el saneamiento ambiental, con la necesidad de tener en cuenta las características de la población vulnerable y la participación de los actores, así como a través de las acciones previstas para el debate público. La sociedad del conocimiento es la sal de la democracia, y el atajo para huir hacia adelante o hacia atrás lleva en otras direcciones, que es lo que se ha intentado en el pasado.

índice
Schlossberg, David. Definición de justicia ambiental: teorías, movimientos y naturaleza. 2007; prensa de la Universidad de Oxford
Jalis Et al. Impacto medioambiental y sanitario de las emisiones de la acería de Taranto y la central térmica de Brindisi. Epidemiol anterior a 2019; 43 (5-6): 329-337. Doi: 10.19191 / EP19.5-6.P329.102.005.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *