Estados Unidos de América. Biden quiere «corregir los errores de la administración anterior». Propone reforma migratoria

Por Domenico Masire * –

San Luis Obispo (Estados Unidos). Hablando con «entusiasmo» para cooperar con los líderes de las dos cámaras para corregir «las violaciones de la administración anterior y restaurar la justicia y el orden», el presidente estadounidense Joe Biden anunció su intención de introducir una nueva reforma migratoria.
Han pasado 31 años desde la última reforma, ocurrida en 1986 durante el gobierno de Ronald Reagan, que resolvió el estatus de 3 millones de inmigrantes que ingresaron a Estados Unidos sin permiso legal, y les abrió la puerta en el camino hacia la ciudadanía e integración estadounidense. . Luego hubo pequeños intentos de mejorarlo, pero sin éxito. El intento casi materializado en 2013 fue a través de una reforma bipartidista liderada por un grupo de ocho senadores de ambos partidos, y el Senado lo aprobó por 68 votos contra 32 en contra. El proyecto de ley finalmente se hundió en la Cámara, ya que el entonces presidente de la Cámara, John Boehner, después de sucumbir a la presión del Tea Party de extrema derecha, no sometió la propuesta a votación.

Barack Obama había esperado aprobar este proyecto de ley y trabajó por él, pero luego de aceptar la derrota en la Cámara de Representantes, intentó actuar sin la ayuda de las legislaturas a través de una orden ejecutiva, llamada DACA (Acción Diferida en la Infancia). El decreto otorgó la residencia temporal a los «soñadores», jóvenes cuyos padres los trajeron a Estados Unidos sin permisos legales. Se les llama «soñadores» porque legalmente anhelan ser quienes realmente son, es decir, estadounidenses desde que crecieron en los Estados Unidos, sin saber nada del país de origen de sus padres. Donald Trump intentó derogar el edicto de Obama, pero la Corte Suprema finalmente le ató las manos y el programa continúa hasta el día de hoy.
En la campaña electoral de 2020, Biden prometió introducir una legislación de inmigración durante los primeros 100 días de la administración. El proyecto de ley recién anunciado cumple su promesa y no se diferencia mucho del proyecto de ley de 2013. Incluye la regularización de 11 millones de inmigrantes ilegales que llegaron antes de 2021, pero quiere evitar alentar a nuevas personas a ingresar al país sin documentos. Los «soñadores», los trabajadores agrícolas y las personas que se benefician del TPS (Estatus de Protección Temporal), un permiso temporal para extranjeros cuya deportación puede ponerlos en riesgo en sus países de origen, pueden solicitar la ciudadanía en un plazo de tres años. Otros tienen que esperar ocho años. Todas las personas deben ser examinadas y tener antecedentes penales limpios.

READ  Visitar los EE. UU. Y sus museos: ¿cómo solicitar una ESTA?

Una vez que se anunció el programa, algunos senadores republicanos lo llamaron un «perdón», hecho que excluyó su apoyo. Al parecer, se olvidaron de que Ronald Reagan, su héroe republicano, hizo lo mismo en 1986. También hay mucha hipocresía: uno de los oponentes más fuertes a la propuesta de Biden es Marco Rubio, un republicano de Florida, que fue uno de los ocho senadores que promovieron Para la reforma de 2013. Pero ahora, el gran partido viejo (GOP) se ha transformado de un protector de la libre empresa a un partido dominado por el culto y la política antiinmigración del expresidente Donald Trump. Encuestas recientes confirman que el expresidente sigue dominando la ideología del partido a pesar de las fuertes voces disidentes representadas por Mitch McConnell (Senado) y Liz Cheney (Cámara de Representantes), quienes se distanciaron de Trump y luego trataron de marginarlo.
La reacción de Rubio nos lleva a asumir que la reforma propuesta por Biden tendrá serias dificultades para conseguir los 60 votos en el Senado para que podamos acudir a la votación. La redacción parcial de la propuesta podría incluir algunos componentes comunes como la ciudadanía para los «soñadores» y la inclusión en el paquete de estímulo del coronavirus. Biden no parece estar en este camino en este momento. Otra forma posible es descompilar el programa dividiéndolo en «bocados» fácilmente digeribles. La ciudadanía con los «soñadores» será popular, ya que el 70 por ciento de los estadounidenses la apoya.

(Foto: Médicos Sin Fronteras).

No obstante, Biden ya está comenzando a dar la vuelta a los ingredientes más extremos que quería su predecesor: los solicitantes de asilo no tienen que seguir esperando en México, como estipula el acuerdo firmado por Trump y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. Se ha suspendido la construcción del muro en la frontera sur e incluso se ha humanizado la lengua de signos de los inmigrantes, y los residentes sin documentos legales ya no son referidos como «extranjeros» (extranjeros o extraterrestres de otros planetas), sino como » no ciudadanos «y» Vecinos, «amigos» y «miembros de la comunidad», ya que 11 millones de estas personas ya se encuentran en el país. Su contribución es grande y su ausencia devastaría la economía y sus familias, muchos de ellos son «mixtos» porque incluyen miembros nativos y ciudadanos estadounidenses legales. Estos son individuos estadounidenses que no se «deportarán», como sugirió Mitt Romney, el candidato presidencial en 2012. No es coincidencia que el proyecto de ley de Biden fuera presentado en la Cámara de Representantes por la parlamentaria de California Linda Sánchez y en el Senado por Por Bob Melendez de Nueva Jersey. El primero es el sexto de seis hijos de inmigrantes mexicanos del sur de California y el segundo es hijo de padres cubanos.
El camino hacia la aprobación de la propuesta de inmigración de Biden es ciertamente arduo dada la necesidad de un consenso de 60 senadores. El giro del Partido Republicano hacia la extrema derecha, con ideas xenófobas que siguen siendo un reflejo del mandato de cuatro años de Trump, no permite muchas esperanzas. Sin embargo, Biden tiene la gran ventaja de reafirmar la inmigración como un valor agregado para el país, contrario a la visión del expresidente estadounidense Trump.

READ  Francia también quería comprar Pegasus

Sin embargo, Biden sigue actuando solo. Su última orden ejecutiva que puso fin a la prohibición de Trump de las solicitudes de «tarjeta verde», permisos de entrada legales, ha sido revocada sin la necesidad de una acción legislativa. Implementar una reforma migratoria integral será más difícil.

* Domenico Masire es profesor emérito en Alan Hancock College, Santa Maria, California. Algunos de sus artículos ganaron premios de la Asociación Nacional de Grabados Hispanos..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *