Ninguna mujer esta a salvo

Mi nombre es Carlota Moratti y soy la responsable del proyecto Inter Campus. Siempre he insistido en usar el término presidente y no el sinónimo masculino, porque nunca debemos dar nada por hecho, y porque, a pesar de los privilegios que conozco, soy mujer y jefa de un proyecto deportivo, más que eso. . Por tanto, en el mundo del fútbol no es tan sencillo.
¿Por qué tienes que empezar con las cosas pequeñas para conseguir las cosas más importantes?
Entre ellos, la igualdad de género sigue siendo un objetivo difícil y distante. De hecho, Naciones Unidas lo ubica entre los objetivos que deben alcanzarse para 2030.

Tuve la suerte de visitar muchos países para implementar nuestro proyecto y obtener excelentes resultados en este sentido.

Entrevisté a chicas iraníes que estaban estudiando periodismo deportivo para escribir sobre fútbol en un país que ni siquiera les había permitido entrar al estadio. Conocí a chicas jóvenes en orfanatos romanos que se volvían masculinas en su estilo e incluso en su apariencia para tratar de ganarse el respeto.
Pero también vi chicas con hiyab, ropa incómoda y abultada corriendo con una pelota en los suburbios de Túnez. El campamento estaba en medio de los vertederos y las niñas sonreían y se divertían a pesar de las obvias dificultades psicológicas, ya que no se les permitía jugar un deporte de equipo al aire libre con sus compañeros masculinos. A sus ojos una satisfacción extremadamente dulce y sexy.
Llevar a las niñas al campo en algunos países es un gran logro. Especialmente en contextos donde las responsabilidades de toda la familia recaen sobre las mujeres y desde una edad temprana, las niñas deben cuidar de sus hermanos menores y se les niega el derecho a jugar. Mujeres jóvenes, madres.
Me asombró que el único lugar donde me di cuenta de los mejores logros en la búsqueda de la igualdad de género fue Chiapas, en sociedades zapatistas, en un país como México, muy musculoso, con una altísima tasa de feminicidios. En su Caracoles caracoles Hay ganas de luchar para que todas las mujeres puedan liberarse.
Porque como dicen:

READ  Olimpiadas y salto de obstáculos: la fórmula a revisar

“No hay mujer segura de ninguna edad, clase social, militancia política, color, raza o creencia religiosa”

Por eso en Inter Campus intentamos con una sonrisa salvar y proteger a las jóvenes del mañana.

A partir de hoy, todas las semanas, te contamos una de estas historias, sobre estos intentos de cambiar lo aparentemente inmutable, de cambiar el curso de la historia a nuestra manera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *