Porque incluso la ciencia de hoy necesita más mujeres

Reuters

“Queremos alentar a una nueva generación de mujeres científicas a asumir los principales desafíos de nuestro tiempo, aprovechar su creatividad y fomentar la innovación que las mujeres pueden aportar a la ciencia”. Así lo recordó la Directora General de la UNESCO, Audrey Azoulay, con motivo de la celebración del “Día Internacional de la Mujer en la Ciencia” (11 de febrero). Aniversario establecido por las Naciones Unidas desde 2015 para promover y concienciar sobre la igualdad de género en favor de la igualdad de acceso a la ciencia para las mujeres. “El mundo necesita ciencia, y la ciencia necesita mujeres” es el título del programa en la declaración de Naciones Unidas, y es muy consciente de que para cambiar y mejorar el mundo se requiere una sólida educación científica, que debe estar disponible para hombres y mujeres en pie de igualdad, y superar estas diferencias (y no la confianza) que durante mucho tiempo ha restringido el acceso de las mujeres a la ciencia.

Durante siglos, su presencia en la vida pública ha sido modesta, con pocas excepciones. Solo desde principios del siglo XX el creciente papel de la educación femenina permitió a las mujeres, aunque no con facilidad y dificultad, comenzar a establecerse en el campo científico. Es cierto que la historia nos recuerda a personalidades simbólicas del pasado que supieron hacer importantes aportes a la ciencia. En el siglo XI Trottola de Ruggiero Fue la primera doctora en Europa, y la primera y única en la famosa escuela de medicina de Salerno que implantó en la historia una “medicina para mujeres”. En los tiempos más cercanos a nosotros, otros dos personajes profundamente distinguidos, a través de sus estudios, entendieron el mundo de la infancia. María Montessori (1870-1952), una de las primeras mujeres en graduarse en medicina en Italia, desarrolló un método pedagógico original para enseñar a los niños y también lucha activamente contra el analfabetismo en el mundo. Anna Freud (1895-1982), hija del padre del psicoanálisis Sigmund, dedicó su vida a estudiar y comprender los mecanismos psicológicos de las primeras etapas de la vida.

READ  Proyecto Covid, Dpcm: los gimnasios y las piscinas permanecerán cerrados, y las instalaciones de esquí estarán cerradas hasta el 6 de abril

Para las matemáticas, el número Maria Gaetana Agnisi (1718-1799), mientras que entre finales del siglo XIX y principios del XX un personaje Marie Curie (1867-1934), ganador de dos premios Nobel: 1903 de física y 1911 de química. Pero todavía hay excepciones en un mundo dominado por la cultura y el poder masculinos. En las últimas décadas, muchas mujeres han logrado establecerse en el ámbito académico y científico, aunque su presencia sigue siendo minoritaria. El último informe de la UNESCO, “Mujeres en la ciencia”, del año pasado destaca cómo el 30 por ciento de las mujeres en el mundo de la ciencia no logran establecerse a nivel mundial y que solo unas pocas han alcanzado puestos de responsabilidad. Sin embargo, no faltaron los “pioneros de la ciencia” que revolucionaron el conocimiento establecido.

El papel que juegan dos italianos en el campo de la medicina es simbólico en este sentido. Rita Levi Montalcini (1909-2012), neurólogo y premio Nobel de Medicina en 1986 por su descubrimiento del factor de crecimiento nervioso (factor de crecimiento nervioso), con su estabilidad científica, revolucionó, después de dos siglos de conceptos neuroanatómicos unificados, el conocimiento del funcionamiento de El sistema nervioso central, anula la creencia de que, a diferencia de otros órganos, era una estructura fija en la vida adulta y, en cambio, emerge uno de los principios básicos de la neurociencia moderna: la neuroplasticidad, que es la propiedad dinámica intrínseca del sistema nervioso que continúa la vida del individuo. yoLaria Capua Veterinario y virólogo, actual director de una Un centro de salud distinguido La Universidad de Florida cambió la forma en que se realizaba la investigación cuando, en 2006, los círculos académicos se sorprendieron por su decisión de divulgar al público la secuencia genética del virus de la gripe aviar. Una decisión que tuvo una gran respuesta internacional y contribuyó a la difusión de la apertura siendo capaz de A las aportaciones científicas (que anteriormente estaban celosamente protegidas como valiosos secretos dentro de los paraísos de la investigación académica), y así comenzar a impulsar una campaña internacional a favor del libre acceso a datos sobre la secuencia genética de virus patógenos, con el fin de facilitar y acelerar la búsqueda de medios y formas de contrarrestar su propagación. Si hoy no hubo este intercambio global gratuito de información científica lanzado por el científico italiano, entonces ciertamente no fue posible que las vacunas derrotaran la pandemia de Covid-19 tan rápidamente.

READ  Peschici, alcalde gruñón: El gimnasio está abierto a pesar del DPCM. Algunos clientes son positivos

En física de partículas y espacial, otras dos mujeres han podido demostrar la importancia y autoridad de las mujeres en estas áreas: Fabiola Gianotti, Desde 2106 el Director General del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN) en Ginebra, recientemente reafirmado hasta 2025 (esta es la primera vez en la historia de este organismo que se ha elegido un Director General para un segundo mandato), y Samantha Cristoforetti, Ingeniera y astronauta, rompió con las misiones espaciales de 2014 y 2015 el récord europeo y el primer récord femenino de permanecer en el espacio en un vuelo (199 días).

Incluso en el curso del estudio de la naturaleza en el último siglo, las mujeres desempeñaron un papel principal en el conocimiento del hombre y sus parientes animales. Zoólogo americano Diane Fauci (1932-1985) – “Nuestra Señora del Gorila”, al entrar en la historia – contribuyó enormemente a la introducción de los hábitos de comportamiento de los gorilas de montaña en el Parque Nacional de los Volcanes en Ruanda, y abrió las puertas a una nueva disciplina: los primates etología. Una línea de investigación retomada y ampliada por el antropólogo Jane Goodall Con el estudio de los chimpancés en el Parque Gombe en Tanzania, se logró comprender el comportamiento social de estos animales, sus procesos de pensamiento y su cultura. Sistemáticamente no muy diferente del pionero que hizo muchos años antes otro antropólogo estadounidense, Margaret Mead (1901-1978), con su aplicación al género humano, para aclarar la complejidad y potencialidades individuales, y cuestionar los modelos culturales de la sexualidad en la base de toda estructura social. Modelos que se utilizan constantemente para construir estereotipos y reproducir sin cesar las jerarquías de poder y la desigualdad de derechos entre hombres y mujeres.

READ  Covid y Conte hablan sobre la relación con los científicos: "Buen diálogo, pero la responsabilidad última recae en la política".

La neurociencia hace hoy un aporte adicional a la revolución antropológica que está llevando a cabo Mead para superar la discriminación entre hombres y mujeres. El sexo está determinado por si un individuo es biológico masculino o femenino, mientras que el género es el resultado de una construcción social o cultural. Otras diferencias, como las cognitivas, están relacionadas con una organización cerebral diferente en los sexos, lo que, sin embargo, no indica un don más pronunciado en los hombres que en las mujeres, sino que es simplemente una expresión de diferentes patrones posibles de funcionamiento cerebral. Entonces no hay género neurótico, pero la igualdad intelectual entre los sexos puede y debe transformarse en integración cognitiva positiva. “El futuro es de las mujeres” es un lema, pero contiene una gran verdad: la igualdad de capacidades, la igualdad de derechos y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres constituirán cada vez más una ventaja en beneficio de toda la humanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *