Pasa el Due Mari y es una etapa épica donde vuela el Pogacar y con él los espectadores y las tierras

por Amadeo Pesciolini

Un día de ciclismo quedará en los registros de los aficionados, pero no solo ayer. Miles de espectadores asistieron a la sexta etapa de la Apecchio-Carpegna de la 57ª sesión de la Tirreno-Adriatico que se disputó al completo por primera vez en nuestra provincia. El buen tiempo también favoreció que grupos enteros de entusiastas subieran primero al inicio de Apecchio y luego huyeran por caminos secundarios para posicionarse a lo largo del acceso a Carpegna. Muchos espectadores también están presentes en los países afectados por el paso de la competencia deportiva y en la cumbre de Pantani en Monte di Carpigna. En Apecchio, ya de madrugada, la afición madrugadora buscó el mejor centro para ver de cerca a sus ídolos. El estado, aunque por primera vez albergaba tan grandes eventos, no se encontró desprevenido: todo salió a la perfección, resultado de un maravilloso trabajo en la sinergia de las instituciones, el comité de voluntarios y la perfecta organización de la RCS. Escolares con gorras y banderas azules, globos blancos y azules, bicicletas azules a la vista a lo largo de la calle de la ciudad, flores, sonrisas y tiendas artísticamente decoradas, no les faltaba nada; Luego añadió su encantador casco antiguo. Los paisajes igualmente hermosos de Carpegna, aunque un poco más invernales debido a las temperaturas más frescas, se ven compensados ​​por la calidez de sus habitantes. Aquí también hay algunos miles de espectadores entre el acceso a Via Roma y la subida de la Carpigna cubierta de nieve a ambos lados de la carretera. «¡Hoy pasamos a la historia del ciclismo!». Tadej Pogacar fue el primero en decir antes de la carrera, una afirmación que luego fue retomada por los comentaristas que emitieron las sugerentes imágenes del campeón esloveno volando directo a Monte Carpegna para llegar primero a la meta final y consolidar su posición en la clasificación general y la posibilidad de repetir hoy el éxito del año pasado Tirreno Adriatico. Muchos aplausos para Pojjakar, pero también para el resto de corredores que han llegado poco a poco a la meta. Había también orquestas, a la salida de Abiquiu, a la llegada de Carpigna, para tocar sus notas el día de la fiesta, que era fiesta. En Apecchio, en el podio para agradecer brevemente a los organizadores y a los que trabajaron en el evento y para saludar, Mauro Vigni del Departamento RCS, Presidente del Distrito Acquaroli, Alcalde de Apecchio Vittorio Nicolucci, Canciller Giacomo Rossi, Gobernador de Pesaro Urbino Tommaso Ricciardi y otras autoridades. «Es un hermoso día para el deporte y la promoción del territorio», dijo Acquaroli. «Estamos muy satisfechos – dice el presidente del Comité Alberto Morgante de Apecchio – con la organización que se ha puesto en marcha para este evento extraordinario. También hemos recibido elogios de la RCS. El país ha vivido momentos de entusiasmo y participación popular que se pueden resumir en una gran sonrisa.” «La etapa estuvo genial – comentó Angelo Francioni, presidente de Carpegna después de la etapa – el clima después de una semana de intenso trabajo también nos ayudó a palear nieve y limpiar la nieve de la carretera. Ahora Carpegna tiene un currículum. El ciclismo no es indiferente: Giro d «Italia en 1973, Eddy Merckx y ahora el gran campeón de la actividad. Un agradecimiento especial a los voluntarios de Carpegna, al alcalde de Frontino y al presidente de Montana Montefeltro España». El consejero regional Giacomo Rossi y el alcalde se mostraron muy satisfechos.

READ  ¡Sevilla taclea al portero Bono en el minuto 94!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.